sábado, 12 de abril de 2008

Conclusiones de los trabajos de Taylor, Fayol y Mayo

También esta pregunta es típica de los parciales, pero esta es súper fácil de responder. Las Corrientes Humanísticas son absolutamente contrapuestas a las Clásicas, puesto que las primeras ponen énfasis en el hombre, y las últimas no (recordemos que sólo consideraban al hombre como un ser haragán en indolente, incapaz de realizar algún aporte últil a la tarea que debía desempeñar).
¿Cuáles son las conclusiones generales de sus aportes? Veamos:

Si bien Taylor y Fayol instauraron las primeras bases para una mejor administración de las organizaciones, las mismas seguían una estructura rígida y autoritaria (hay que tener en cuenta el contexto histórico que influía notablemente al momento de esquematizar una estructura)
Ambos autores no consideraron a la persona dentro de un grupo, sino como un “individuo-máquina”, quien debía obtener la mayor eficiencia para lograr una mayor productividad. Éste individuo se limitaba a acatar y ejecutar órdenes para realizar sus tareas de la mejor manera posible, logrando la mayor especialidad posible.
Pero esta “especialización” psicológicamente, no ayudaba al hombre, sino que “atrofiaba” su mente, asemejándolo a un animal. Mayo desarrolla éste punto que faltaba en las teorías de Taylor y Fayol, poniendo énfasis en la importancia que tenía la participación (al poder opinar el trabajador) y el tener una supervisión flexible (ya no tan autoritaria).
Otro factor de gran importancia es la posibilidad de descanso y la necesidad de pertenencia a un grupo dentro del ámbito laboral, donde el empleado pasa la mayor parte de su tiempo.
Ambas escuelas aportaron valiosos conceptos y esquemas de administración, unos técnico y otros humanos. Hoy en día, las organizaciones modernas utilizan ambos modelos conjuntamente para llevar a cabo su administración, para obtener la mayor cantidad de beneficio, con personal capacitado y lograr un buen nivel de relaciones interpersonales, como factor preponderante para poder trabajar a gusto, teniendo en cuenta que el contexto social y económico está altamente golpeado por la recesión, como consecuencia de los altibajos que produce la globalización y la desocupación e inestabilidad laboral que ésta acarrea.
Si tuviera que plantear una forma “x” de organización para una empresa, las pautas que tendría en cuenta serían la utilización de tectología y técnicas de Taylor y Fayol, pero tomaría su idea de especialización del cargo “humanizándola”, y ya pasando a las ideas de Mayo. Qué quiero decir con esto, la idea es que la organización perfeccione, mediante cursos de capacitación al empleado para obtener el mayor conocimiento de su trabajo adaptándolo a la tecnología, y así mantenerlo actualizado, evitando que el trabajador caiga en la monotonía y la rutina del trabajo. Claro es que ésto significa una buena inversión para la empresa pero que traerá resultados a corto plazo.
Seguramente no es lo único que beneficia el buen desarrollo del puesto, hay otros factores como por ejemplo: cortes para descansar y almorzar, beneficios sociales tales como una buena obra social, seguro de vida, sindicato, etc., también es importante un justo sueldo y pagado a término, supervisiones flexibles y la posibilidad de participar opinando sobre como realizar tareas y así aumentar el sentido de pertenencia al grupo del que forma parte, etc.


En este análisis, surgen claras diferencias entre las 2 escuelas. A grandes razgos, son:
- Concepción del hombre: Clásicos, máquina y Haragán. Humanistas, ser integral, necesario y capaz.
- División del trabajo: Clásicos, entre los programadores y ejecturores. Humanistas, los que ejecutan, también programan
- Motivaciones del hombre: Clásicos, hombre económico. Humanistas, no sólo ecisten incentivos económicos, sino también sociales
- Ámbito de aplicación: Clásicos, la gran empresa. Humanistas, la empresa y los aspectos sociales externos a ellas.


¿Ven? Ambas escuelas son contrapuestas... Sólo basta con leer un poco, y las coclusiones y diferencias salen solas...
¡Lean, y disfruten este apunte!